Follow by Email

viernes, 21 de octubre de 2011

Escrito Significado de la acción pedagógica de la lectura y escritura en el preescolar


ESCRITO TUTORIA 5
Doris Beltrán
Claudia Benavides
Diana García




Significado de la acción pedagógica de la lectura y escritura en el preescolar
Tradicionalmente se entendía que la función de la escuela  era enseñar a los niños y niñas a leer y escribir, tarea que para algunos maestros era algo muy fácil y para otros se convertía en un problema por la falta de estrategias para lograrlo.
Con el pasar de los años se ha podido poner en práctica muchas estrategias que han logrado sensibilizar a algunos maestros acerca de este quehacer pedagógico permitiendo hacer del acto de leer y escribir una tarea fácil, innovadora y divertida.
Para que esta tarea sea eficaz es necesario que los docentes reflexión  frente a las prácticas pedagógicas que se ejercen en el interior del aula, deben estar dispuestos a revisar los planteamientos teóricos y prácticos ya que existe poca reflexión acerca del significado de las primeras escrituras espontáneas de los niños que son tan importantes para iniciar el proceso lectoescritura. Muchos docentes consideran la escritura como una habilidad motriz que se aprende por repetición y asociación, llevado  a los niños a enfrentarse a situaciones y actividades rutinarias, mecánicas e impuestas y poco agradables o significativas.
La acción pedagógica de la lectura y la escritura en el preescolar es muy importante ya que es una edad en la que los niños y niñas adquieren sus cimientos para la vida y es en esta etapa donde es posible potencializar las habilidades que cada uno tiene. Es por ello que los ambientes dentro y fuera del aula deben ser propicios para favorecer las relaciones interpersonales, enriquecidas de experiencias significativas que le permitan al niño y a la niña aprender a partir de sus gustos, necesidades e intereses ya si comprometerse con su propio aprendizaje.
El docente debe  comprender que la acción pedagógica empieza a ser significativa para el niño y la niña cuando el lenguaje se retoma de  sus propias vivencias, inquietudes y anhelos que le permiten adquirir nuevos conocimientos. Por ello su  intervención debe ser proactiva, planificada e intencional, teniendo en cuenta la etapa de desarrollo en la cual se encuentra cada uno y su nivel de aprendizaje, su contexto social, familiar y educativo.
Al hablar de un aprendizaje significativo es necesario recordar que los niños y niñas tienen unos aprendizajes adquiridos durante los primeros años de vida que les ha permitido desarrollar grandes habilidades imprescindibles para relacionarlo con cualquier tema o proyecto de aula que se pretenda trabajar. Es significativo en la medida que le permita conocer, interpretar, reflexionar, argumentar, etc, asegurando los conocimientos adquiridos.
Teniendo en cuenta que el proceso de aprendizaje en los primeros años  deja en el niño una huella que perdura toda la vida. Es necesario presentar a los niños y niñas el aprendizaje de la lectura y la escritura como un proceso dinámico, creativo, agradable, interesante, innovador, llena de sentido y significado.
Por ello uno de las primeras prácticas ejercidas por el docente es aprender a escuchar a sus estudiantes y enseñarlos a su vez desarrollar la habilidad de escuchar sin que ello quiera decir que tenga un papel pasivo o silencioso. Cuando el docente promueve estas habilidades es más probable que se desarrolle otras habilidades como la comprensión, la atención,  la memoria, la investigación y el gusto por adquirir nuevos conocimientos.  Pero esto no es lo más importante dentro de las acciones pedagógicas de la lectura y la escritura, ya que no podría trascender un docente en su propósito si no  trata a sus estudiantes  con amor, respeto, dignidad y creen en lo que pueden llegar a ser, en sus habilidades.(lenguaje integral, Kenneth Goodman)

Otro aspecto importante es ejercer practicas comunicativas que propicien el intercambio de roles, la argumentación, y la participación  a través de actividades como poesías, trabalenguas, obras de teatro, entre otras, ya que es otra forma de expresarse y comunicarse con lenguajes gestuales, corporales, que favorecen su capacidad lingüística. (El habla se convierte en orientadora de la acción a medida que la capacidad lingüística avanza en la niñez. La historia del proceso de internalización del lenguaje es también la historia de la socialización tanto intelectual como moral (Vigotsky, 1978))
Implementar proyectos de aula es una buena alternativa ya que permite abordar la lectura y la escritura teniendo en cuenta los intereses de los niños y las niñas, además de ayudar a profundizar el proceso de planificación y ejecución de la práctica pedagógica, involucra a la comunidad educativa y integra las aéreas del desarrollo y permite realizar una evaluación acerca del proceso de aprendizaje de cada uno.
El niño por naturaleza quiere aprender a leer y escribir, a comunicarse y expresarse y son los docentes, padres, madres que con el ejemplo impulsaran ese desarrollo.
                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario